La renuncia se produjo pocas hora antes de tomar protesta a su cargo de síndica electa y Alcalde, que asumía luego de que presuntos narcotraficantes asesinaran el 20 de julio a balazos a Eliseo Delgado Sánchez, Alcalde electo.

Elvia del Socorro Ortega renunció a su cargo hora después de asumir. Foto: Especial

México, 2 de septiembre (EFE/ Sin Embargo).- La síndica electa Elvia del Socorro Ortegarenunció a su cargo como Presidenta municipal de Buenavista Tomatlán, en el estado de Michoacán, que debía asumir tras el asesinato del alcalde electo el pasado 20 de julio.

“Hoy sábado primero de septiembre a las 3 de la mañana hago pública mi renuncia, y hago público que no me interesa la política, hago público que me voy del país y jamás vuelvo a participar en la vida política. No me interesa”, dijo la mujer en un mensaje subido en redes sociales.

En este breve mensaje, Del Socorro Ortega, quien era propuesta para la presidencia municipal del municipio, enseña también el documento de renuncia ante su partido, Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Acto seguido, muestra un vuelo ya comprado de Morelia, capital de Michoacán, a la fronteriza Tijuana, en Baja California.

“No me interesa tan siquiera estar en el municipio”, explicó, sin dar más detalles de la renuncia y posterior huida.

El documento que avala su renuncia a Morena. Foto: especial

Dicha renuncia se produce pocas hora antes de tomar protesta a su cargo de síndica electa y Alcalde, que asumía luego de que presuntos narcotraficantes asesinaran el 20 de julio a balazos a Eliseo Delgado Sánchez, Alcalde electo.

Delgado, ganador de la alcaldía en los comicios del 1 de julio por Morena, fue atacado a tiros cerca de la presidencia municipal de Buenavista, ubicado en la región de Tierra Caliente.

El 27 de junio, presuntos sicarios del crimen organizado asesinaron a Javier Ureña González, secretario del Ayuntamiento y alcalde en funciones de Buenavista Tomatlán.

Tierra Caliente es zona de operaciones de los cárteles de las drogas Jalisco Nueva Generación y La Nueva Familia Michoacana, presente a través de su brazo armado autodenominado Los Viagras.

Durante el pasado proceso electoral fueron asesinados en Michoacán los aspirantes a las alcaldías de los municipios de Taretan, Ocampo y Aguililla y una candidata a diputada local.