Published On: Mar, Nov 22nd, 2016

JAVIER DUARTE: LA PANDILLA VA A PRISIÓN

INFORME ROJO

Javier Duarte: la pandilla va a prisión

* Tres “ladrones de elecciones” detenidos  * Estandía, Sosa y Tejeda  * Van por Manzur * Hasta que JDO regrese el botín  * Javier Duarte en Chiapas: sólo para distraer  * PAN-Marcelo Montiel, arreglo bajo la mesa  * Rocío Nahle, carta ganadora  * Padrino de Javier Duarte en Los Pinos  * Mariana Aguilar a Sedema

MUSSIO CÁRDENAS ARELLANO

Publicada en mussiocardenas.com

21 de noviembre de 2016

plumaCercado, Javier Duarte ve a su pandilla caer, pisar los juzgados, dormir tras las rejas, pagar fianzas, correr buscando refugio, llorar suplicando por una fuga, implorando perdón. Sus ratas van a prisión.

A salto de mata, prófugo de la justicia, el ex gobernador los ha de recordar en un video de manufactura panista, pillados, exhibidos, tramando cómo robar programas sociales federales y obligar a los pobres a votar por el PRI, tildando a los adultos mayores de “oro molido” por ser una fuerza electoral de alta efectividad para retener el poder.

Célebres, los “ladrones de elecciones” fraguaban el fraude en los comicios de 2013, crucial para Javier Duarte retener el Congreso de Veracruz y las principales alcaldías, como finalmente ocurrió. Y la PGR priista, la PGR peñista, los encubrió.

Aquella grabación de aquella reunión y otros audios cimbraron a las redes sociales. Revelaron el cinismo de un sistema. Exhibirían la rapacidad de la runfla duartista para violentar el orden legal.

Eran los “ladrones de elecciones” y en un canal creado ex profeso en la red Youtube con 31 espacios para audios y videos, subtitulada, segmentando la intervención de cada uno de los mapaches, evidenció la la capacidad corruptora del duartismo, la mayoría hijos de la fidelidad. (Ver: https://www.youtube.com/channel/UCG1YRYEJY8ZzLWVNtMeG0jA).

Es exhibida la mafia de Javier Duarte, su delfín, Salvador Manzur Díaz, entonces secretario de Finanzas y Planeación; Pablo Anaya, ex secretario de Salud y operador rapaz del PRI en la zona Veracruz-Boca del Río; Raúl Zarrabal Ferat, ex secretario de Comunicaciones del duartismo y luego diputado local boqueño; Ranulfo Márquez, quizá el más fidelista de todos, delegado de Sedesol federal en Veracruz, al que sin estar en aquella reunión le cortaron la cabeza para sofocar el escándalo; Anselmo Estandía Colom, ex alcalde de Boca del Río y ex presidente del Carnaval de Veracruz; Felipe Sosa Mora, ex subdelegado de Sedesol federal y ex director de Gobernación municipal; César Perdomo Buenrostro, funcionario de Oportunidades en Boca del Rio, y la hoy regidora boqueña Graciela Tejeda Martínez, entre varias decenas de mapaches más.

Manzur diría que los adultos mayores son “oro molido”, frase que lo marcó y destrozó sus aspiraciones a ser el sucesor de Javier Duarte en el gobierno de Veracruz. Por una migaja votaban el abuelito y los hijos, y las nueras, y los yernos, y los sobrinos, agradecidos con un PRI que de su miseria hacía un filón electoral.

Pablo Anaya se escuchaba altivo, soberbio, recomendando excluir de los programas sociales a las vocales que no forzaran el voto a favor del PRI y a los beneficiarios con tendencia de oposición, y otorgar condonación de pago en hospitales, los mismos a los que no llegarían las partidas Federales porque Javier Duarte se las robó.

Pablo Anaya se ostentaba como el enlace del gobernador con los mapaches. Hablaba por él. Ordenaba por él. Retirarían a las vocales rebeldes y colocarían a las del PRI.

“Lo operamos, ¿no? No tengan miedo. Lo operamos, ¿sí? Somos gobierno”, decía el bandolero de Poza Rica.

Y por ser gobierno, y por tratarse de programas sociales federales, y por usarlos electoralmente, fue delito.

Estandía Colom, ícono de un sector del empresariado jarocho, figurín del jet-set, ahora del Pacho-set, tendría una de las intervenciones más torpes, diciendo que a ellos, como autoridad municipal, los tomaran en cuenta, que les dijeran cómo podían contribuir al fraude, qué tareas podrían realizar.

Felipe Sosa —el que corrió, quiso huir, lloró para que no aprehendieran— hablando de las nuevas lecherías de Sedesol, convertidas en tiendas para que los pobres le rindieran pleitesía al PRI. Unos cuantos litros a cambio de unos tantos votos.

Graciela Tejeda decía: “En el programa de Setenta y Más hay muchísimos espacios (…) No tenemos límite ahorita (…) Que nada más tenemos tres meses para incorporar once mil abuelitos en dos ventanillas (…) Si tenemos una estructura tan grande que tiene tanta experiencia, no es posible que nos estén ganando a los abuelitos, ¿no?”.

Y así la pandilla en pleno.

Un priista los grabó. Uno de los de ahí, uno de los asistentes al cónclave del fraude captó sus voces, sus imágenes, su baja moral, su condición de “ladrones de elecciones”.

Entre marzo y abril comploteaban los mapaches de Javier Duarte y fue cuando los videos y los audios llegaron a manos de el Clan Yunes Azul. Y así los volvieron material de denuncia penal. Miguel Ángel Yunes Márquez, actual alcalde de Boca del Río, le dio forma a la evidencia, los puso en manos del PAN, y de ahí llegó a Youtube.

Creyeron Javier Duarte y sus mapaches que se habían burlado de todos cuando en 2015 la PGR le dio carpetazo al asegurar que el juez cuarto de distrito que llevaba la causa penal 53/2015 no había encontrado elementos suficientes para proceder.

Atrajo el caso la Suprema Corte de Justicia de la Nación y lo reabrió. Esta vez la Fepade ejercitó tres de las ocho órdenes de aprehensión y va por Salvador Manzur, entre otros. algo caro le salió su frase del “oro molido”.

Anselmo Estandía fue el más humillado en su aprehensión. Felipe Sosa el más chusco. Graciela Tejeda la más ilusa, creída que la impunidad es eterna.

Anselmo Estandía se disponía a participar en un bautizo entre el círculo social más pudiente de Veracruz-Boca del Río, cuando los agentes federales lo detuvieron, lo subieron a uno de los vehículos en que se transportaban y lo remitieron a las instalaciones de la delegación de la Procuraduría General de la República.

Funesto, el sábado 19 fueron aprehendidos los primeros mapaches.

De la aprehensión hace un relato preciso el periódico Notiver, en su edición del domingo 20.

Estandía salía del fraccionamiento Club de Golf, junto con su esposa. Era la una de la tarde. Se dirigían a un bautizo. De pronto, agentes federales, enviados por la PGR desde la ciudad de México, les marcaron el alto.

De acuerdo con diversas notas periodísticas, fue subido a una de las camionetas y llevado a las instalaciones de la PGR. Su esposa, visiblemente desesperada, urgía a llamarle al fiscal de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras, alias “Culín”, amigo y cómplice del duartismo. Pero ni era competencia de “Culín” ni metió en la bronca.

Hacia las 2:30 fue intervenido Felipe Sosa Mora, ex subdelegado de Sedesol. Comía en l restaurant Asadero Cien, en la plaza comercial El Dorado. Recibió una llamada telefónica, cambió de color, se levantó intempestivamente y huyó. Ahí dejó su chamarra y se olvidó de pagar la cuenta.

Tomó el pasillo que da a la parte trasera y luego ingresó de nuevo a la plaza comercial. Se le vio correr. Al llegar al estacionamiento observó que dos agentes federales ya lo esperaban. Irrumpió en llanto, suplicando que lo dejaran ir.

“Finalmente alrededor de las 3:00 de la tarde la regidora del Ayuntamiento de Boca del Río, Graciela Tejeda Martínez, fue también detenida por elementos de la Fepade esto cuando se encontraba afuera de su domicilio particular ubicado en la calle José González Herrera #16 entre José María Zamudio y Cándido Aguilar de la colonia Ejido Primero de Mayo Sur del municipio de Boca del Río. Al momento de ser detenida la regidora Graciela Tejeda Martínez esta se encontraba en chanclas y vestimenta informal ya que es su día de descanso, así fue detenida.

“Hasta el momento se desconoce el paradero de Salvador Manzur Díaz con quien también se encuentra una orden de aprehensión girada por un Juez de Distrito en el Estado de Veracruz, por el momento Manzur Díaz es considerado prófugo de la justicia.

“Así mismo se sabe que en el mismo tenor se encuentran el ex secretario estatal de salud Pablo Anaya Rivera y el ex delegado de Sedesol en Veracruz, Ranulfo Márquez Hernández con quienes también se encuentran giradas órdenes de aprehensión por delito electoral”.

Un día más tarde lograron su libertad bajo fianza. En el término de 72 horas el juez federal que lleva la causa dictará auto de formal prisión o libertad.

Simultáneamente, otros miembros de la pandilla duartista ya deambulan por los juzgados. Uno de ellos es el ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, acusado de abuso de autoridad y tráfico de influencias por beneficiar a empresas en que los socios son sus familiares. El otro, Gabriel Deantes Ramos, ex secretario de Trabajo, mapache consumado, el operador de múltiples fraudes con el dinero del erario en la mano.

Sigue Alberto Silva Ramos, el Cisne o El Pato de Tuxpan, que a su paso por la Coordinación de Comunicación Social, desvío cientos de millones de pesos vía empresas fantasma, el sello del duartismo.

Su secretaria y nueva pareja, Cindy Paola Virúes, aparece en documentos recibiendo casi un millón de pesos durante la efímera estancia del Pato Silva al frente del PRI estatal.

Y así será hasta que Javier Duarte entregue el botín, los miles de millones que robó del erario público, el dinero de los veracruzanos con los que provocó la quiebra paralizó al gobierno estatal.

Él libre, fugado, y sus ratas camino a prisión.

Archivo muerto

Se trata de ver hacia Chiapas. Se potencia que Javier Duarte y su esposa Karime sólo podrían estar en el estado natal de Tony Macías, el suegro incómodo, padre de la ex primera dama de Veracruz. Primero fue el movimiento inusual en un rancho de la región de la frailesca, difundido por el sacerdote católico Alejandro Solalinde; luego el amparo de Tony Macías por la supuesta “alerta migratoria” que le impediría salir del país, que dio pie al amparo por la vigilancia extrema de la PGR afuera de su hogar, en la colonia Petrolera de Coatzacoalcos, que derivó en una diligencia en la vía pública, el miércoles 16,  sin que los agentes de la Procuraduría General de la República se movieran del lugar porque no tenía por qué ser retirados del lugar; un día después, el jueves 17, la prensa es convocada para reportear que Tony Macías y su esposa María Virginia Yazmín Tubilla Letayf se llevan a sus nietos, los hijos de Javier y Karime, a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas —obvio todo indica que los niños son llevados con sus padres—, y el viernes 18 se da a conocer que un supuesto primo de Karime, de nombre Mario Medina Garzón, es aprehendido en el aeropuerto de Tapachula, Chiapas, con dos pasaportes falsos, uno con la fotografía de Javier Duarte con bigote, a nombre de Alex Huerta del Valle, el otro con la de Karime Macías, sonriente, sin ajustarse a las normas de rigor, imagen extraída de Facebook, a nombre de Gabriela Ponce Arriaga, con los cuales ingresarían a Guatemala y de ahí volaran a cualquier país, hallándole además 7 mil dólares. Horas después el supuesto piloto fue dejado en libertad porque la falsificación de documentos no es delito grave y sin que nadie indagara la procedencia de los billetes americanos. En realidad la “aprehensión” del de los pasaportes falsos habría ocurrido el viernes 11 de noviembre pero convenientemente lo hicieron público un día después Tony Macías, el suegro incómodo, citó a la prensa y les dijo que se iban todos a la entidad que colinda con Guatemala. Un show que tiene como fin centrar la atención en Chiapas. Un show que ubica a Javier Duarte y su esposa Karime Macías en aquella entidad. ¿Y si Javier Duarte se halla en Coatzacoalcos, en el rancho de un amigo o beneficiario de su sexenio de saqueo? ¿O si está en el DF, o ex DF, o Ciudad de México? ¿O en el norte del país con ganas de volar hacia Canadá? Por lo pronto, la PGR ordenó a sus agentes seguir a Tony Macías, retirarse del domicilio de la familia del ex gobernador. De risa… A falta de pan, tortilla. Y el PAN, con sus carencias, sin candidatos, sin figuras de prestigio, sin una estructura electoral decente, echa mano de la escoria marcelista para contender por la alcaldía de Coatzacoalcos. Los fans de Víctor Rodríguez Gallegos ya trabajan en las casas azules, en las colonias y en la zona rural. Los fans de Jesús Moreno Delgado se pavonean y presumen que la silla municipal es suya. Así se va conformando el PRI-PAN-PRD para buscar la alcaldía de Coatzacoalcos, con los pitufos panistas y los enanos del marcelismo que en las últimas contiendas o no se meten o se meten y salen reventados. De plácemes en Morena, el partido del PejeMesías López Obrador, cuya intención de voto duplica o triplica lo pueda obtener el engendro azul-amarillo-rojo, a menos que se les ocurra imponer a Mónica Robles de Hillman en la candidatura a la presidencia municipal. Ya en Morena evalúan qué tanto podría impactar el desprestigio y repudio a la ex diputada local, ex aliada de Marcelo Montiel y aplaudidora de Javier Duarte hasta que ya no le fue útil y entonces lo pateó. En Morena la carta invencible es Rocío Nahle García, con mucho ruido y pocas nueces en el Congreso federal, sin capacidad para operar políticamente, necia hasta el hartazgo, pero bien vista y respetada entre los electores de Coatzacoalcos, sobre todo entre quienes no la conocen a fondo. Así de jodido anda el PAN que su única opción —opción perdedora— es treparse en las vejigas del marcelismo para intentar la hazaña de ganar la alcaldía… Su nombre, Humberto Castillejos Cervantes. Su cargo, consejero jurídico de la Presidencia de México. Peñista, foxista, calderonista, Humberto Castillejos viene de la Universidad Iberoamericana. Tiene una liga con el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Eduardo Medina Mora, ex procurador vinculado a Carlos Salinas de Gortari. Una versión lo ubica como el escudo de Javier Duarte, el que impide la aprehensión, el que lo protege y el que negocia su libertad. Esa versión sostiene que entre Humberto Castillejos y el ex gobernador de Veracruz, prófugo de la justicia, incluso con Karime Macías Tubilla, esposa de Javier Duarte, hay ligas que provienen de su pasado común en la Ibero, en diferentes generaciones pero pasado al fin. Humberto Castillejos es el consejero jurídico de Peña Nieto y hasta donde se sabe, la figura que dilató la caída de Javier Duarte y ahora retrasa —¿negocia? ¿a cambio de qué?— la aprehensión del gobernador de Veracruz… Guerrera de la izquierda, como la definió Jacy Meza, Mariana Aguilar López será la próxima secretaria de Medio Ambiente del gobierno de Veracruz. Sus temas, de siempre, han sido el ambiental, el político, la lucha social. Los defiende en el escenario político, en las páginas de los periódicos, contundente, sin medias tintas. En 2013 fue vehemente su crítica al PRD rojo que frustró la alianza con el PAN y la posibilidad de ganar el Congreso para amarrarle las manos y cortarle las uñas al pillastre de Javier Duarte. Hoy afina temas, realiza consultas, concreta la agenda con la que se moverá la Sedema en el régimen yunista azul. Y trae algo muy especial para el sur de Veracruz…

mussioc2@gmail.com

mussiocardenas_arellano@hotmail.com

www.mussiocardenas.com

http://mussiocardenas.com/informe-rojo/113673/javier-duarte-la-pandilla-va-prision

About the Author