Published On: Vie, Nov 18th, 2016

ANTONIO MACÍAS YAZEGEY: EL TARTUFO DE COATZACOALCOS

CLAROSCUROS

Antonio Macías Yazegey: El Tartufo de Coatzacoalcos

José Luis Ortega Vidal

plumaLos más de 5 años que su yerno Javier Duarte de Ochoa gobernó Veracruz Antonio Macías Yazegey, abogado nativo de Villaflores, en Chiapas, viajaba a bordo de una suburban blanca por las principales avenidas de Coatzacoalcos.
Siempre iba resguardado al frente por una y atrás por dos lujosas camionetas llenas de guaruras. 

Un día, durante el intercambio de saludos con el hoy diputado federal por el Partido Encuentro Social Gonzalo Guízar Valladares, el reportero contó alrededor de diez guardias personales del padre de Karime Macías, la primera dama de la entidad.

Acudió a un simple desayuno en un negocio popular frente al malecón pero sus guardias desplegaron un operativo digno de un mandatario.

Tal es la personalidad del polémico personaje.

Aficionado al golf, Macías Yazegey olvidaba los años en que enfrentó a la justicia y estuvo preso; se relajaba disputando torneos que a menudo ganó y recibió la réplica de un gorila a manera de simbólico premio rodeado de lisonjas.

Sonreía, presumía, la vanidad lo traicionaba: era el suegro del gobernador.

El pasado, empero, está ahí: imposible de olvidar.

La época de las vacas gordas no logró borrar los tiempos de las vacas flacas.

Aquella época consolidó un currículum negro de Macías Yazegey que se recuerda en la hemeroteca de la revista Contacto, de Coatzacoalcos propiedad de la familia del periodista Mussio Cárdenas:

“Un año después, tras el desahogo de audiencias, el 6 de febrero de 1993, la Procuraduría de Justicia del Gobierno del Estado, dictó orden de aprehensión a Jorge Ramírez Pérez, apoderado y socio de Antonio Macías Yazegey en el negocio denominado TESIFE, S. A. de C. V., al siguiente día 7, fueron detenidos Luís Alfredo Daccarett Habibb y Jesús Antonio Macías Yazegey, en las oficinas de la empresa DAVAZ, S. A. de C. V., donde se habían refugiado. 

Quizás por fraudes como los que realiza el suegro incomodo del candidato de los pies de lodo y el corazón enfermo, elevó su fortuna considerablemente desde el año 2004, cuando inició el gobierno de Fidel Herrera Beltrán, de quien fue su tesorero de campaña y posteriormente colaborador en diversos proyectos estatales como el parque industrial y tecnológico “Puerto México” en Coatzacoalcos.” (sic)*

El Club Campestre de Coatzacoalcos, del que forma parte Macías Yazegey, lo integran miembros de lo más “granado” en la sociedad porteña enriquecida durante décadas por la presencia del principal corredor petroquímico de Petróleos Mexicanos; hoy el único en el país y en manos, mayormente, de la iniciativa privada.

Otro integrante de esa sociedad poderosa económica y políticamente en la antigua ciudad de Puerto México fue el empresario Luis Lazcano, quien resultó secuestrado el 16 de agosto pasado y apareció ejecutado el día 21 del mismo mes a un costado de la carretera Coatzacoalcos-Minatitlán.

Junto al cuerpo de Luis Lazcano .apodado “el gallo”. se encontró una cartulina con un narco mensaje dirigido en contra de los zetas y quienes presuntamente trabajan con ellos.

En el texto se amenazó a “Los Chagra”, familia de clase alta coatzacoalquense, uno de cuyos miembros –el arquitecto Roberto- es inversionista en el futbol profesional, co-propietario de un edificio en el centro de la ciudad, constructor y con fama de sibarita.

El crimen organizado amenazó ir por el “H”, su contador y sus peones.

Coatzacoalcos vivió entre agosto, septiembre y parte de noviembre una carnicería.

Hay un nombre común que hila las historias de Antonio Macías Yazegey y de los Chagra: el ex gobernador Fidel Herrera Beltrán.

El hoy Cónsul en Barcelona, España, le facilitó al primero 58.5 hectáreas de terreno propiedad del gobierno en el poniente de la ciudad para el impulso de un corredor industrial en una zona estratégica por su cercanía con el aeropuerto de Canticas y su salida alternativa hacia Minatitlán, Cosoleacaque y la autopista al altiplano.

Esas 58.5 hectáreas de la reserva Duport Ostión se ampliaron a 10 hectáreas más y se destinaron en condiciones de total opacidad a la creación del Complejo Industrial Puerto México.

Allí se instaló una fábrica de alimentos deshidratados, FyVer, que a la postre fue un fracaso y se vendieron espacios a empresas privadas como la Bimbo y ADO.

Macías Yazegey habría recibido un apoyo de 300 millones de pesos del gobierno de Fidel Herrera Beltrán donde su yerno era primero Subsecretario y luego Secretario de Finanzas.

El objetivo: animar el corredor industrial que hoy luce fracasado, abandonado, salvo por la empresa Bimbo que cuenta con bodegas en el lugar.

A la familia Chagra Fidel Herrera Beltrán la trató con particular cariño.

Les procuró cargos en el Ayuntamiento donde el último de ellos, José Chagra Nacif, es Regidor y en el contexto de esa relación se construyó el edificio referido líneas atrás.

Es cruel pero durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa -impuesto por Herrera Beltrán- la gente de Coatzacoalcos: sus políticos, empresarios, analistas, comerciantes, la sociedad en general creyeron que vendrían beneficios sin precedente.

El motivo: la esposa del gobernador hoy prófugo es nativa de esta ciudad; los suyos se codean con los Hayek en cuyo seno nació y creció Salma la estrella internacional de cine y muchas otras familias millonarias: unas con fortunas bien habidas otras no pero la democracia reparte los egos adecuadamente en las páginas de sociales.

Doctora en Economía por la Universidad Complutense de Madrid -y a diferencia de la polémica fama de su padre- Karime Macías de Duarte gozó de respeto.

El engañó de intelectual y honesta madre de familia funcionó.

Su marido el gobernador insistió año con año en que llegarían inversiones multimillonarias y obras sin igual a la que denominó la “Capital del Sur”.

Karime aparecería como un cerebro detrás del saqueo a Veracruz apenas en fecha reciente, cuando el sainete del mega quebranto público se volvió internacional.

La mañana de ayer, en medio de un sol candente, la casa sobre la esquina de Puebla y Tamaulipas en la colonia Petrolera de Coatzacoalcos vivió un escándalo.

El martes trascendió que elementos de la PGR intentaron acceder con la orden de un juez para llevar a cabo un cateo. Abogados locales y guaruras lo impidieron basándose en sendos amparos que protegen la libertad de Antonio Macías Yazegey y María Virginia Yazmín Tubilla Letayf, padres de Karime y suegros de Javier a quienes la Vox Pópuli porteña ubicaba –escondidos- en aquel domicilio.

24 horas después del desaguisado entre la PGR, los abogados y guardias de los Macías Tubilla, aparecieron camionetas de mudanza y prácticamente se convocó –sospechosamente- a reporteros locales.

Antonio Macías y su esposa podrían haber partido de madrugada y sin necesidad de contratar ningún traslado porque poseen un rancho en Villaflores, Chiapas y se dirigen a Tuxtla Gutiérrez en el contexto del desvío de cien mil millones de pesos de las arcas públicas veracruzanas, del que se les acusa de cómplices.

Llevarse sus muebles por necesidad es un cuento chino.

“Muy amable”, dice la reseña de una reportera, “don Tony” accedió a dar una entrevista antes de partir.

En la charla –no se dejó entrevistar, fue prepotente con quienes le resultaron desconocidos, juguetón con reporteros y reporteras de su confianza- el suegro del hombre más buscado de México explicó que partían de Coatzacoalcos hacia Chiapas para tranquilidad de su esposa y sus nietos.

Se negó a hablar sobre el caso legal que pesa sobre Javier Duarte, Karime Macías, sobre él mismo y su mujer implicados en la red de complicidad que habría llevado a la quiebra a la entidad y anunció que volverá.

Cuando uno de los pocos reporteros cuestionadores quiso interrumpir el monólogo para indagar sobre los problemas que enfrenta con la justicia, Antonio Macías evadió el tema y se refugió en un argumento moral.

Puso en práctica una vieja argucia de su oficio como abogado: mintió sin mentir.

Respondió sin responder y puso un escudo evasor: me voy por mis nietos, por el bienestar de ellos ¿quién de ustedes se atreve a estar chingando a los nietos? Preguntó.

Claro que nadie en su sano actúa en contra de los suyos.

¿Pero quién le estaba preguntado sobre los hijos de Karime y Javier? 

¿Quién ha metido a la historia a esos niños que desde luego son inocentes y deben ser protegidos?

La pregunta era para Antonio Macías el defraudador que en el pasado enfrentó a la Ley por problemas con Bancomer y Bital…

Para Antonio y su esposa que formaron parte del andamiaje aterradoramente corrupto de su hija y su yerno…Para Macías Yasegey el cómplice de Fidel Herrera BeltránPara Antonio Macías el mañoso que armó el teatro de la mudanza y de su “generosa” entrevista de banqueta para partir de Coatzacoalcos a la luz del día.

Lo hizo con amparos bajo el brazo, frente a la nariz de la PGR, en camionetas polarizadas donde irían sus nietos según sus dichos porque nadie pudo comprobar quienes a ciencia cierta quiénes viajaban ahí.

Duarte ya escapó en la cajuela de un auto desde un campo de golf en Xalapa- ¿También iban en esas camionetas lujosas Javier y Karime? De paso, Antonio Macías dijo que se marcha por respeto al nuevo gobernador: su enemigo Miguel Ángel Yunes Linares.

¿Usar a los nietos para protegerse de los ataques furibundos del panista/perredista?

Los Macías Tubilla partieron a un merecido descanso a Chiapas. Su labor en Veracruz ha sido tan profunda que se muestran agotados. Se entiende: contribuir a la destrucción histórica de la quinta economía de México no es tarea sencilla.

E incluso marcharse con sus cinco camionetas, seguidos por un auto y una suburban de la PGR sin que la autoridad pueda hacer más en contra suyo constituye una escena digna del Tartufo de Moliere.

 *http://www.elpinerodelacuenca.com.mx/…/14021-del-otro-lado-…

About the Author