Published On: Jue, Abr 26th, 2018

MUERE INUKA, EL PRIMER OSO POLAR NACIDO EN EL TRÓPICO

Inuka vivió hasta bien entrados los 70 años humanos, más allá del promedio de 25 años que viven los osos polares bajo el cuidado humano

López Doriga

Foto de Zoológico de Singapur

Inuka, el primer oso polar nacido en el trópico y que residía en el zoológico de Singapur, fue sacrificado por “motivos humanitarios”, después de que un examen de salud mostró que su bienestar estaba “seriamente comprometido”.

La muerte del oso polar de 27 años fue dada a conocer por la organización Wildlife Reserves Singapore (WRS), que administra el zoológico, la cual indicó que la salud del carismático Inuka se había disminuido significativamente y que continuaría deteriorándose aún más.

Señaló que a principios de este mes los veterinarios pensaron que podrían tener que tomar la muy difícil decisión de “dormirlo” si no mostraba mejoría, y así lo decidieron al conocer los resultados de un examen, por lo que la mañana de este miércoles procedieron a dormirlo bajo anestesia.

Foto de Zoológico de Singapur

Inuka vivió hasta bien entrados los 70 años humanos, más allá del promedio de 25 años que viven los osos polares bajo el cuidado humano, ya que la esperanza de vida de los que viven en estado salvaje es de 15 a 18 años.

Fue el primer oso polar que nació en cautiverio en el clima tropical de Singapur, en 1990. Su padre Nanook y su madre Sheba llegaron al zoológico de esta ciudad-estado procedentes de Canadá y Alemania, respectivamente, en 1978.

Inuka significa “acechador silencioso” en Inuit (lengua nativa de los esquimales en Alaska, Canadá y Groelandia) y fue elegido en un concurso nacional celebrado para elegir el nombre del nuevo oso polar, de entre más de 10 mil propuestas, de acuerdo con reportes del canal de noticias Channel News Asia.

WRS describió a Inuka como un “alma inquisitiva” y un “tipo descarado” de “corazón joven”. Era un oso travieso al que le gustaba inventar sus propios juegos con los juguetes que le proporcionaban sus cuidadores.

“Su juego favorito era peek-a-boo, donde el oso ‘acechaba’ y sorprendía a los visitantes al zoológico, apareciendo sorpresivamente frente a sus rostros cuando se acercaban al de vidrio de su recinto”, relató la organización.

“Esperaba a que sus guardianes no estuvieran mirando para poder escupir o tirar su medicación. O bien, ponía su cepillo de dientes fuera del alcance de los cuidadores y lo movía más allá cada vez que querían recuperarlo”, describió.

El menú diario de Inuka consistía en carne, pescado, verduras y fruta, aunque el oso disfrutaba especialmente del salmón. También le encantaba lanzar “frutas” y grandes bloques de hielo, agregó.

Cada uno de sus cumpleaños era celebrado con sus cuidadores, quienes lo agasajaban con pasteles de salmón, carne picada e incluso mantequilla de maní. Amaba los masajes y las inmersiones en la piscina.

Con la muerte de Inuka, el zoológico se quedó sin osos polares aunque en 2006 anunció que ya no traería nuevos ejemplares después de discusiones en su comité de ética y bienestar animal.

 

Hazte seguidor de Noticias LaNigua

1.-Entra en el siguiente link: https://www.facebook.com/pages/LaNigua

2.-Haz click en el botón "Me Gusta".

3.- Haz click en el botón "Recibir Notificaciones" y listo, recibirás información todo el día en tu perfil, gratis.
Puedes invitar a otros amigos

 

About the Author