Published On: Mar, Ene 9th, 2018

Con Amlo, sí, por convencimiento, con Nahle, a la de a fuerzas: Morenistas

Caña amarga por Hugo Morales
Nadie en Morena osa hablar mal de la Señora, dueña de la franquicia de Morena en Veracruz.
Rocío es odiada pero temida.
Todos los que osaron irse contra su fuerza creciente, están expulsados o aislados de los demás, por temor a ser acusados también de yunistas.
Es la administradora de los recursos que descuentan a los servidores públicos de Morena.
Ella decide más allá y por encima de las encuestas quién será el candidato, por encima de cualquier democracia.
Algunos en su momento intentaron decirle a Andrés Manuel que las imposiciones de Nahle en los 212 municipios estaban en contra de las preferencias electorales, pero éste, intolerante, creyendo en todo lo que Rocío le dice y nada más, acusó a los disidentes de yunistas y generó la ruptura.
Se perdieron la inmensa mayoría de alcaldías como de diputaciones locales. Lo que es peor, los que se fueron eran el primer frente de defensa del voto y los más entregados a defender a su partido. Quedó un segundo frente, pero temeroso de la Señora.
En el sur, junto con su esposo y Amado Cruz Malpica, hacen grupo de mando, donde ella negocia, impone, aunque se sabe que una vez ganando se saldrán de Morena. Ella impuso a Eva Cadena y luego ella misma la sacrificó. Controlan la bancada de Morena.
Ella impuso a  Judith González Sheridan como diputada, que ahora deja Morena.
Trató de imponer en Córdoba a José Abella frente a AMLO. Pero no contó con que se filtraría la foto y la paliza que le darían a AMLO por esa foto, que obligó a Rocío a recular y decir que solamente fue un saludo.
Contrario a lo que todos creen de que “ahora sí, AMLO volteará a ver que estamos mal”, Rocío recibe más respaldo, la destapa para Senadora en le primera fórmula, de tal manera que aún quedando Morena en Segundo Lugar, ella será Senadora y si AMLO gana la Presidencia, la convertirá en Secretaria de Energía.
Si Nahle ganara la Senaduría el segundo de fórmula sería el presidente de Morena, Manuel Huerta, el que recibió jitomatazos al culparlo de poner candidatos perdedores en el estado, teniendo que asumir la culpa, cuando su postura es solamente un membrete, la que manda es la caprichosa y maquiavélica Rocío. Además que ella propone a externos, por encima de Huerta.
Los militantes no hallan el modo de que gane Morena sin tener que dejarla crecer a ella, porque es como hacerse el harakiri, Apuestan a que crezca Morena y gane AMLO, pero en ese carro va trepada ella, que ve a los militantes como empleados, sirvientes obligados, esclavos.
Sin tener el tamaño de una Rosario Robles, o Amalia García Medina, una Rosario Ibarra, leyendas femeninas de la izquierda mexicana, el partido, a nivel nacional, le está siendo entregado.
No importa militancia, ni perfil, ni preferencia, si no estás con ella, no eres candidato. los que se han registrado buscando serlo,  sabe que quedarán solamente los que ella pone en cada distrito,que la encuesta es solamente una anécdota.