Published On: Mar, Nov 22nd, 2016

CONGRESO DE BRASIL VOTARÁ PAQUETE ANTICORRUPCIÓN ANTE PETROBRAS

Manifestantes participan en una protesta a favor de la investigación sobre corrupción más grande en la historia de Brasil, "Car Wash", que se centra en Petrobras, en Sao Paulo. Foto Xinhua

Manifestantes participan en una protesta a favor de la investigación sobre corrupción más grande en la historia de Brasil, “Car Wash”, que se centra en Petrobras, en Sao Paulo. Foto Xinhua

La Jornada

Brasilia. Una comisión de la Cámara de Diputados de Brasil votará el miércoles un sensible paquete de leyes anticorrupción impulsado por los fiscales del caso Petrobras, que paradójicamente podría derivar en una amnistía de delitos pasados.

Las medidas llegaron al Congreso con el apoyo de más de dos millones de firmas, y se esperaba que la comisión definiera este martes su recomendación al plenario de 513 miembros para su votación. Pero tras una jornada pletórica de divergencias, negociaciones y denuncias de presiones, la decisión fue postergada.

“Hay acuerdos que duran 10 minutos y otros que duran 10 horas (…). Espero que podamos terminar mañana. Las presiones vienen de todos lados”, dijo el legislador Joaquim Passarinho (PSD, centroderecha), que preside el cuerpo colegiado.

“Se está haciendo todo para salvar las diez medidas”, agregó, citando el número original de propuestas presentadas por los fiscales, que luego se aumentó a 18.

Con más de 50 legisladores investigados por los desvíos en la petrolera, de acuerdo con la publicación Congreso en Foco, el Parlamento contraatacó con una serie de proyectos para poner límites al Poder Judicial y ahora busca modificar la propuesta para protegerse, según sostienen fiscales y jueces.

“Así como está, no pasa. La chance es cero. Hay que trabajar en algo mejor”, dijo el diputado Zé Geraldo, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), después de quejarse de que se está estigmatizando a la política como un bolsón de criminalidad.

“De rodillas”

El áspero debate coincide con una negociación entre la Justicia y ejecutivos del grupo de ingeniería Odebrecht, que estuvo en el centro del escándalo, y que según los medios aportará nuevos nombres a la lista de sospechosos.

El diputado Onyx Lorenzoni (DEM, centroderecha), encargado de elaborar el informe de la comisión, dejó el recinto poco después de que abriera la sesión y pasó toda la tarde reformulando su propuesta.

Su colega del Partido Progresista (derecha) Fausto Pinato pidió que el Congreso no quede “de rodillas” o sea un “rehén” de las presiones creadas para aprobar sin cuestionamientos el programa presentado por los fiscales de la “Operación Lava Jato” (lavadero de autos), como se conoce al caso Petrobras.

“Tiene que haber una convergencia de la mayoría de esta comisión. Si no, es arrojar a este Parlamento a los leones (…). Aquí hay gente seria y voy a defender a mis pares”, añadió el legislador que apoya al presidente conservador Michel Temer.

La Caja 2

Una de las principales polémicas fue generada por una propuesta para tipificar y aumentar las penas de la llamada Caja 2, donaciones de campaña no declaradas que sirven para encubrir delitos graves como el lavado de dinero de la corrupción. Según una lectura que gana fuerza en el Congreso, ese endurecimiento podría eximir de culpa y cargo a quienes hayan incurrido en esa práctica porque ninguna ley se aplica retroactivamente.

El Poder Judicial también mira con preocupación un punto incluido por Lorenzoni para que los miembros de la Justicia puedan ser acusados de cometer “crímenes de responsabilidad”, infracciones político-administrativas que hoy solo alcanzan al presidente y a sus ministros, a miembros de la corte suprema, al procurador general, a los gobernadores y a los secretarios de Estado.

Según jueces y fiscales se trata de un intento de amedrentarlos.

“Queremos creer que el Congreso va a escuchar al lado correcto de las cosas, al de la sociedad que quiere un país mejor y quiere corregir los problemas que trajeron tanta impunidad y alimentaron la corrupción”, dijo Deltan Dallagnol, jefe del equipo de fiscales de “Lava Jato” en Curitiba (sur).

La serie de acusaciones de corrupción en Brasil asedia también al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) y sus esquirlas ya le costaron cinco ministros a Temer, sucesor de la presidenta Dilma Rousseff destituida este año.

Y esta semana puso bajo fuego al ministro de la Secretaría de Gobierno, Geddel Viera Lima, luego de que la Comisión de Ética de la Presidencia le abriera una investigación para determinar si presionó a otro ministro para que favoreciera un proyecto inmobiliario que era de su interés personal.

About the Author