Published On: Dom, Nov 20th, 2016

Cirilo Vázquez Lagunes(+), la develación de su estatua y la hipotética presencia de algún asesino intelectual…

CLAROSCUROS

José Luis Ortega Vidal
(1)
La de México es una sociedad como todas las sociedades del mundo que surgen a partir del capitalismo tras la invención del barco de vapor a fines del siglo XVIII: nos fascina ser dependientes de la vinculación Hombre-Dinero pero –en términos generales- nos incomoda pensar.
Esta circunstancia económica-social-histórica nos hace dependientes del otro. A ese otro lo llamamos “sistema” o lo identificamos como poder; específicamente poder político.
Nos quejamos de él cuando nos “falla”, nos “genera” hambre o se “mete” con “nuestros derechos”.
Nos alejamos de todo aquel o aquello que nos coloque frente a un espejo y nos haga pensar en “nuestras obligaciones”.
Esta condición humana no es exclusiva del sistema capitalista; de hecho forma parte de la historia de la humanidad pero los últimos dos siglos han significado no sólo un avance tecnológico sin precedente sino una convulsión social también sin parangón.
Sólo observemos el regreso de Estados Unidos –con el triunfo de Donald Trump- a condiciones que dieron pie al nazismo, por ejemplo…
(2)
Recuerdo claramente la tarde del 19 de noviembre del 2006: cuando fue asesinado Cirilo Vázquez Lagunes: líder polémico, instrumento del estado, cacique del sur de Veracruz, político, aspirante a senador, ganadero, hombre que llenó espacios de poder para solucionar problemas sociales con su particular estilo de imposición pero basado en la cruda realidad del abandono en que las autoridades y los dueños del dinero mantuvieron –y mantienen- sus obligaciones sociales de equidad y justicia.
Además de las variables de política de estado y lucha de clases ya referidas Vázquez Lagunes tuvo el talento de dar a la gente pobre lo que a ella le correspondía resolver por sí misma pero no lo hacía –y no lo hace- por ignorancia, comodidad o vocación hacia el parternalismo.
El México de hoy no ha cambiado respecto del México de los años ochenta cuando gobernó Veracruz Agustín Acosta Lagunes y apareció en escena Cirilo Vázquez Lagunes; ni se ha modificado mucho respecto al México del 2006, cuando lo mataron.
Las condiciones de un estado fallido en buena parte del territorio nacional se han incrementado; la pobreza también. Y ambos resultados se enlazan a un origen compartido entre autoridades y sociedad; abusando una de la otra y acusando la otra a la una.
En medio de ese proceso histórico surgen figuras como Cirilo Vázquez Lagunes que quitan y dan, violando la ley pero protegidos por el estado que aparentemente los persigue y termina asesinándolos…
En medio de este proceso surgió Miguel Alemán Valdés, uno de los políticos más corruptos que haya llegado a la Presidencia de la República cuando los generales de la Revolución pusieron el poder en manos de civiles…
En medio de este proceso surge Miguel Alemán Velasco, hijo del presidente mega corrupto y gobernador que permitió el regreso Cirilo Vázquez Lagunes a Veracruz en una maniobra política de la que se arrepintió para terminar enviándolo a la cárcel…
En medio de este proceso Vázquez Lagunes había sido exiliado en Puebla por órdenes de un gobernador previo: Fernando Gutiérrez Barrios…
En medio de este proceso nacen figuras como los Duarte de Chihuahua y Veracruz, el Borge de Quintana Roo, el Padrés de Sonora y personajes a su servicio como los Callejas de la Sección 32 del SNTE en nuestra entidad: padre e hijo, cacique el primero caciquito el segundo…
El estado y la sociedad alimentamos nuestras contradicciones, nuestra convivencia dialéctica…
Un proceso histórico de profunda corrupción y muertes inagotables…
Al final del día el ser humano es un muerto que cuenta muertos.
(3)
Los detalles policiacos sobre el asesinato de Cirilo Vázquez han sido escritos miles de veces por miles de autores; entre los que me cuento.
Hay expedientes estatales y federales por parte de las procuradurías de justicia que no se han concluido y quizá nunca se resuelvan porque el asesinato de un hombre que era útil al gobierno –en ocasiones sin darse cuenta- tiene, en la hipótesis de crimen de estado, una de las líneas más importantes de investigación.
Ante el ¿Qué?¿Cómo?¿Cuándo? de los hechos que cimbraron Acayucan y Veracruz aquella tarde del 19 de noviembre del 2006, es clave concentrarse en el ¿Quién o Quiénes fueron los autores del múltiple asesinato de Cirilo Vázquez Lagunes y policías de San Juan Evangelista que lo custodiaban?
Pero más que preguntarnos por los autores materiales -lo más seguro es que fueron sicarios profesionales contratados para matar a gente que podían conocer o no- lo esencial es cuestionarnos: ¿Quién o Quiénes fueron los autores intelectuales de aquel suceso?
(4)
¿Por qué no olvido aquella tarde?
a) Porque era subdirector del Diario del Sur: un periódico que se acerca a los 60 años de vida y que circula en Acayucan, Veracruz, donde ocurrió la muerte de Vázquez Lagunes.
b) Porque aquel domingo mi día de descanso se interrumpió y me sumé al equipo de reporteros y editores para la cobertura del hecho.
c) Porque a lo largo de 10 años he interactuado con familiares, amigos, conocidos, investigadores, hombres y mujeres de poder, policías y una inagotable lista de sucesos políticos, sociales, económicos del sur de Veracruz y de buena parte del estado que derivaron de la masacre en cuestión.
(5)
El astrónomo Carl Sagan escribió:
“Los átomos son, en su mayor parte, espacio vacío.
La materia se compone principalmente de nada…”
Esto es un pensamiento filosófico de parte de un científico brillante.
Creo que el conocimiento –incluso el filosófico y el científico, desde luego- es relativo: lo que hoy es mañana no es o puede no ser…
Remito a otro pensamiento ubicado en un sitio que a su vez nos relaciona con el autor argentino Marcelo Alejandro Crotti:
http://crotti.com.ar/Relatividad/Intermedio_IV.pdf
Ahí, a propósito del vacío en la física, se lee:
“El vacío no existe. Y si existe, no afecta
el funcionamiento de lo que llamamos universo.”
(6)
Al mediodía del sábado 19 de noviembre del 2016; es decir una década después del asesinato de Cirilo Vázquez Lagunes, su familia e invitados develaron una estatua suya en “el mangal” un sitio emblemático ubicado en los límites de Acayucan y el pueblo popoluca de Oluta, desde donde se tomaron –por años- decisiones que marcaron la vida política del sotavento veracruzano.
La referencia a definiciones contradictorias sobre el tema del vacío en la ciencia física que he compartido en el argumento 5 pretende servir de antecedente a propósito del concepto mismo de vacío pero llevado al tema del poder político.
En lo personal la experiencia y las lecturas me convencen de que en la vida social el vacío de poder no existe.
Cuando el espacio de poder en las relaciones humanas se mueve hasta quedar aparentemente vacío, en realidad se llena de manera automática: de muchas maneras, entre ellas las presencias y las ausencias.
La estatua de Cirilo Vázquez Lagunes no llena el espacio de poder que su figura viva representó entre la década de los 80s y la tarde del 19 de noviembre del 2006.
Durante los últimos diez años ese espacio de poder se ha llenado con su ausencia.
(7)
No deja de ser curiosa la posibilidad de que entre los asistentes al acto para develar la simbólica estatua de Vázquez Lagunes se hayan encontrado uno o más de sus asesinos intelectuales…

About the Author