Published On: Jue, Jul 19th, 2012
Sin categoría | By admin

SE ARMA ZAFARRANCHO EN EL BAR “LAS BANDIDAS” DEJANDO DOS LESIONADOS Y TRES DETENIDOS

Córdoba, Ver.- Un zafarrancho suscitado en el interior del bar “Las Bandidas”, ubicado en la esquina de la avenida 7 y calle 1 de la colonia centro, dejó como saldo dos personas lesionadas de consideración y tres detenidos, los cuales fueron puestos a disposición de las autoridades ministeriales por los delitos de lesiones mutuas y amenazas.

De acuerdo al reporte oficial de las autoridades preventivas, indican que Ernesto Arreaga, de 54 años de edad, quien dijo ser profesor, con domicilio en el infonavit San Román, Abraham Carreola Adán, de 75 años de edad, quien vive en la unidad Jardín, quien es profesor jubilado así como XXX.

Son quienes después de su detención, fueron encerrados tras las rejas de Inspección de Policía en tanto el fiscal del Ministerio Público del Sector Norte no determinara cual sería su situación jurídica.

Los hechos que llevaron a su detención ocurrieron cerca de las 22:00 horas de ayer, luego de que al estar emborrachándose dentro del bar “Las Bandidas”, el profesor jubilado Abraham Carreola Adán quien estaba en compañía de Ernesto Arreaga, se encontraron dentro del mismo antro a otro sujeto quien se negó a proporcionar su nombre, sin embargo fue captado luego de la agresión y con el cual presuntamente mantiene viejas rencillas personales.

Por tal motivo el septuagenario, al estar embrutecido por al alcohol, se le hizo fácil agarrar una botella con la cual lesionó en el cráneo a su rival quien de inmediato cayó al suelo.

Cabe mencionar que una vez que el parroquiano que no proporcionó sus generales recibió el botellazo quedando descalabrado, este logró ponerse en pie y se le fue con todo al hombre de la tercera edad, quien cayó al suelo quedando en sangrentado del rostro.

Luego del enfrentamiento, elementos de la policía procedieron a la detención de los tres rijosos, en tanto el personal de comercio encargado del área de bares y cantinas, a pesar de no querer sellar el bar, argumentando a los policías… “cuando llegamos no vimos nada, es más la gente dice que todo fue afuera, pero vamos a checar y les avisamos”, dijeron.

Sin embargo al encontrar sangre en el interior, la cual les fue mostrada por los preventivos ya que aparentemente el personal de comercio no tiene buena vista en las noches, no tuvieron más remedio que sellar el lugar al tiempo de aplicar la sanción correspondiente.

Finalmente los tres rijosos, esperarían hacer declaraciones ante las autoridades ministeriales y con ello poder determinar cuál sería su situación jurídica, tras enfrentarse a golpes cuando se encontraban borrachos, ya que dicho incidente pudo haber tenido fatales consecuencias.